Berlusconi, en «fase delicada», con alta carga viral tratado con remdesivir

Agencias

MILÁN.- El exprimer ministro, Silvio Berlusconi, infectado por coronavirus, “se encuentra en una fase seguramente delicada, la situación evoluciona de forma regular y el paciente está tranquilo”. Así lo ha declarado su médico personal, Alberto Zangrillo, responsable del departamento de terapia intensiva y cardiovascular del hospital San Rafael de Milán. Zangrillo ha mostrado un “optimismo cauteloso”, porque Berlusconi está reaccionando de “forma óptima a la terapia”.

Pero, al mismo tiempo, ha precisado: “El hecho de que reaccione bien no significa cantar victoria, ya que pertenece a la categoría más frágil”. Además de su edad -84 años cumplirá el 29 de septiembre-, Berlusconi fue operado de cáncer de próstata y en el 2016 fue sometido a una delicada intervención de recambio de la válvula aórtica.

Hoy se han conocido algunos detalles más sobre la enfermedad del líder de Forza Italia y el tratamiento que está recibiendo. En uno de los test que se le realizaron se le encontró una carga viral alta, según ha explicado Massimo Clementi, director del laboratorio de microbiología y virología del hospital San Rafael de Milán, donde está hospitalizado Berlusconi: “Se le hicieron test con regularidad. Después de muchas pruebas negativas, la última, la semana pasada, resultó positiva y con una carga viral elevada. Y este fue un elemento que sugirió la hospitalización y el uso de antivirales”.

A propósito de la medicación, Massimo Clementi precisa al Corriere: “La terapia es con el remdesivir, el único fármaco antiviral autorizado hasta ahora por los organismos reguladores para el tratamiento de las infecciones por el Covid. Fue desarrollado para combatir el virus del Ébola (el que causa hemorragias graves, especialmente en África); no es específico para el nuevo coronavirus, pero también funciona en este caso, cuando se usa en las primeras etapas. Es una terapia que solo se puede administrar en el hospital y por eso se consideró necesaria la hospitalización de Berlusconi. Es fundamental controlar, paso a paso, los efectos de este tratamiento”.

En definitiva, Berlusconi no empeora, pero tampoco mejora, según los médicos. Solo indican que estará varios días hospitalizado. No menos de diez.Crece así el ansia de la familia. La hija mayor de Berlusconi, Marina, 54 años, pidió consideración hacia la situación que vive su padre: “Creo que su enfermedad, como la de cualquier otro ser humano, merece mucho más respeto y discreción”. Dos hijos del exprimer ministro, Bárbara (36) y Luigi (31), también fueron contagiados por el virus, así como su novia, la diputada de Forza Italia, Marta Fascina (30).

En las redes sociales se pueden leer todo tipo de comentarios sobre Berlusconi, lo que hace surgir un dilema ético: ¿Se debe recordar ahora quién es y qué ha representado Berlusconi o se debe ejercitar la “pietas” en este delicado momento que vive? El empresario y editor Carlo De Benedetti, 85 años, eterno rival de Silvio Berlusconi, lo ha calificado de “tramposo” porque “corrompió a un juez”, añadiendo: “Siempre he pensado que Berlusconi fue un elemento negativo para el país. Si uno está enfermo, mis opiniones no cambian”.

Marina Berlusconi le ha replicado: “De Benedetti es un hombre en retirada. Solo merece conmiseración”. Entre los comentarios en redes sociales, muy polémico ha sido en Facebook el profesor emérito de filosofía del lenguaje, Raffaele Simone, que exultó por ver a Berlusconi infectado con el virus: “Lo tenemos que confesar, ¿quién no ha pensado: tal vez esta sea la ocasión buena?”. El profesor Simone concluyó así el post: “También existe Covid 19 incluso para los poderosos y los prepotentes”.

Impresionado por este post, le ha replicado así el escritor Massimo Gramellini: “Siglos de primacía de la razón se volatilizan por la presunción de atribuir una función depurativa a una pandemia que ha sembrado el luto en miles de hogares . El coronavirus como contagio moral que selecciona a los malos de los que hay que deshacerse. Realmente es cierto que el odio tiene una cosa horrible: consigue hacernos peores que aquellos a quienes odiamos”. El profesor emérito Simeone ha recibido calificativos de todo tipo; uno predomina: “Patético”. Para la familia Berlusconi, es un momento triste y dramático.

Fuente: ABC

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.