Blanca Edith Villanueva Galindo, candidata al Premio Estatal de la Juventud 2021 del Estado de Chiapas, en la categoría de actividades académicas y científicas.

*Blanca Edith Villanueva Galindo, es Ingeniero en Energías Renovables por el Instituto de Investigación e Innovación en Energías Renovables de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas.

AGENCIAS

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas- 22 OCTUBRE 2021.-Durante su formación profesional participó activamente en proyectos relacionados con la electrificación solar fotovoltaica y sistemas de bombeo solar a comunidades rurales del estado de Chiapas; así mismo, realizó participaciones activas en congresos nacionales como el Congreso CNEER de la UNAM-2014, presentando el proyecto, en colaboración con compañeros universitarios, denominado “Letrina Ecológica”, enfocado a la obtención de energía renovable en forma de metano a través de la digestión anaerobia de residuos fecales y otros residuos orgánicos.

                Derivado de su proyecto de tesis de licenciatura, se realizó la publicación del artículo “Cinética de Secado de Moringa oleifera” en la Revista Mexicana de Ciencias Agrícolas (indexada por el CONACYT). En dicho artículo se presentan los resultados de la evaluación de un secador solar híbrido (con energía eólica de respaldo), el cual representa ventajas en consumo energético con respecto a los secadores convencionales, y, por tanto, su utilización resulta atractiva en un estado con gran potencial en energía solar como lo es Chiapas.

                Al culminar sus estudios universitarios, fue merecedora de la distinción “Medalla Chiapas al Mérito Académico Estudiantil” por haber obtenido el primer lugar en aprovechamiento de su generación.

                Realizó sus estudios de maestría en Ingeniería Ambiental en la Universidad Nacional Autónoma de México, la cual pertenece al padrón nacional de posgrados de calidad (PNPC). En dicho posgrado, Villanueva Galindo, se enfocó en la investigación de procesos biológicos, específicamente en la fermentación oscura de residuos orgánicos para la obtención de hidrógeno, un vector energético que ha adquirido mayor interés debido su combustión limpia y mayor contenido de energía con respecto a los combustibles fósiles, lo que hace al hidrógeno más atractivo ante la crisis mundial de contaminación y cambio climático.

                La importancia de este tipo de procesos biológicos como la fermentación oscura es que el hidrógeno puede ser obtenido a partir de residuos orgánicos. Por lo tanto, residuos generados en cantidades significativas y que constituyen un problema de salud pública y contaminación debido a su inadecuada disposición, como los residuos de alimentos, pueden ser susceptibles de valorizarse a través de los procesos fermentativos, permitiendo un manejo adecuado de éstos y la consiguiente obtención de energía renovable como el hidrógeno.

                Su proyecto de tesis ahondó en un tema particular a nivel microbiológico, con la evaluación de diferentes microorganismos que llevan a cabo el proceso de fermentación oscura, la cual tiene limitaciones operacionales que impiden escalar la producción de hidrógeno a nivel industrial. Dicho estudio obtuvo resultados importantes con la identificación de cepas o microorganismos capaces de degradar compuestos orgánicos complejos y con ello aumentar el rendimiento de hidrógeno en estos procesos fermentativos, los cuales se detallan en una publicación del International Journal of Hydrogen Energy, la cual posee un alto factor de impacto (5.816), especializada en la temática del desarrollo tecnológico y resultados en investigación en el campo del hidrógeno.

                También efectuó una estancia de investigación en la Universidad Autónoma de Madrid participando en el proyecto de “Recuperación de nutrientes a partir de residuos de alimentos mediante tratamiento hidrotermal.

                Actualmente se encuentra realizando sus estudios de doctorado en Ingeniería Ambiental en la UNAM. Su reciente investigación se enfoca principalmente en el rol de las bacterias ácido lácticas (Lactobacillus, Enterococcus, Streptococcus, etc) en la fermentación oscura. El ácido láctico es un producto con amplias aplicaciones como en la industria farmacéutica, cosmética, alimenticia y química. No obstante, en sistemas de producción de hidrógeno, el papel de estas bacterias se encuentra en debate debido a su naturaleza dual como productora o consumidora de hidrógeno.

Por lo tanto, resulta crucial la determinación de parámetros de operación (pH, temperatura, concentración de sustrato) que permitan desplegar un rol positivo en los biorreactores, especialmente al emplear como sustratos residuos de alimentos, los cuales de forma inherente albergan una gran cantidad de bacterias ácido lácticas. Incluso aplicando tratamientos exhaustivos a los residuos de alimentos, estas bacterias han sido capaces de proliferar en los sistemas hidrogénicos, provocando su colapso. Por ello, resulta imperativo el estudio de las interacciones microbianas y con ello desarrollar sistemas fermentativos más eficientes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.