El fundador de Jumex, Eugenio López Rodea, muere a los 87 años

*El empresario fundó Frugo en 1961, antecesora de Grupo Jumex, un negocio que le heredó a su único hijo, Eugenio López Alonso.

 

Tres meses después de su fundación, la pequeña empacadora, que inició con 20 empleados, obtuvo la primera producción: una latita de 150 mililitros que contenía duraznos. La lata, con una etiqueta y la marca Frugo estampada, fue puesta a la venta al público.

La empresa en 1964 inicia entonces un proceso para registrar la marca “Jumex” con el eslogan de “la latita azul” y cambió el anterior empaque por una lata de ese color en presentación de 350 mililitros, dando inicio a lo que hoy es una empresa multinacional.

López Rodea estuvo casado con Isabela Alonso con quien tuvo un único hijo, Eugenio López Alonso, actual presidente de Fundación Jumex, y quién posee una de las colecciones de arte mas populares en el país.

Jumex: de la ‘latita azul’ a ser una gran empresa

En 1969, cinco años después de haber lanzado la «latita azul», la compañía cambió la imagen de la marca con el eslogan: “Jumex: la Bebida del Futuro”, representado por un muñeco sentado sobre una lata de jugo que salía como cohete hacia el espacio, haciendo referencia a la llegada del hombre a la luna.

Tras consolidar sus operaciones en el mercado mexicano, la compañía comenzó su internacionalización en los años 80, cuando empezó a exportar a Estados Unidos su néctar en lata.

Dos años más tarde, en 1984, la empresa apostó por la diversificación en sus categorías de producto y lanzó al mercado una nueva presentación en envase de cristal y capacidad de 1 litro.

En 1985 se construyó la Planta Aséptica y se creó Chupi Frut de 250 mililitros, un producto para niños que competía en el mercado con el conocido Frutsi. En 1989, nació otra bebida infantil que se llamó Pau-Pau, que aún es posible encontrarla en el mercado.

Primer producto comercializado por Frugo en 1961.
Primer producto comercializado por Frugo en 1961. (Cortesía)

Hoy Grupo Jumex cuenta con siete fábricas en el país: cuatro en el Estado de México, donde se procesa fruta y se envasan las bebidas; una en Mexicali, que se dedica exclusivamente al envasado; una en Monterrey, Nuevo León, y la última en Chihuahua, donde se hace el concentrado de manzanas, durazno y algunas variedades de berries.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.