La recuperación de la construcción recae en la IP

*La producción total en marzo fue principalmente por la edificación de obras como naves industriales, centros comerciales y vivienda

Ante el panorama, es la industria privada (IP) la que ha sostenido la mayor parte de las obras construidas.

En la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras (ENEC) del Inegi, en marzo de este 2022 el sector público aportó menos de la mitad al total valor de producción con 42.7%.

Te recomendamos:

ciclovías en CDMX, infraestructura

El resto es proveniente de las compañías, las cuáles han apostado por la construcción de edificios industriales, comerciales y de servicio principalmente. Esta rama aportó 23% del total de construcciones, colocándose como la que tuvo mayor contribución.

En segundo lugar se ubicó la vivienda, con 17%. Ambos forman parte de la categoría Edificación, en la cuál el sector público tuvo una participación de 8.5%. Su contribución fue más fuerte en los ramos de transporte y urbanización, así como petróleo y petroquímica. En ambos, tuvieron 48.8 y 32.7% respectivamente.

De manera más particular, las refinerías y plantas petroleras son de las que se ha construido mayor volumen, debido a que en la recaudación de datos se incluye a la Refinería Dos Bocas, una de las obras prioritarias del gobierno.

Su influencia es tan grande que dio 12.6% del total del valor de producción e impulsó a Tabasco como el estado que más construyó en marzo de este 2022, con 12.7%. El año pasado registraba 6% solamente.

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) ha hecho un llamado para que se destinen más recursos a la obra pública.

«Al día de hoy se invierte alrededor de 2.5% del PIB, cuando la recomendación para países como México es del 5%», dijo el organismo a la Cámara de Diputados en mayo de este año.

Aunque en 2022 hubo un incremento a las inversiones físicas de 17%, este no implica que haya nuevas construcciones.

“Si hacemos ese comparativo, vemos que los recursos que se tienen para este año incluso son menores que en el pasado. Por ejemplo, en 2016, el año más reciente con un gasto público en inversión más alto, fue 5.9% del PIB. En lo proyectado para 2022 es 3.5% del PIB, es decir, sería menos”, explica Christopher Cernicharo Reyna, especialista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), en entrevista con Obras en septiembre de 2021.

Del incremento real, la mayor parte de recursos se han destinado a proyectos icónicos como el Tren Interoceánico, la Refinería Dos Bocas y el Tren Maya, por lo que las Pymes continúan quedando fuera de la ecuación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.