Organizaciones denuncian militarización de la política migratoria en México

*Las organizaciones consideran que es desproporcionado el despliegue militar en comparación con agentes migratorios.

AGENCIAS

Ciudad de México, 24 MAY.-La política migratoria mexicana está cada vez más militarizada, las fuerzas armadas son las que hacen mayor número de detenciones y muchas de ellas son arbitrarias, están basadas en el perfilamiento racial o han conllevado abusos, sobre todo de mujeres.

                Estas son las principales conclusiones del informe presentado este martes por seis organizaciones de larga trayectoria en la defensa de los derechos humanos y de los migrantes en particular, entre ellas la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, Sin Fronteras y el Instituto para las Mujeres en la Migración.

                Según el informe, hay un despliegue desproporcionado de militares frente al número de agentes migratorios y son las fuerzas armadas las que realizan la mayor parte de las detenciones de migrantes aunque por ley deberían ser “mero auxilio”.

                El documento recuerda que aunque la tendencia viene de antes de esta administración, la presión del expresidente Donald Trump en 2019 hacia el gobierno de Andrés Manuel López Obrador aceleró el despliegue de la Guardia Nacional, un cuerpo teóricamente bajo mando civil pero que operativamente está bajo control militar y cuya mayoría de integrantes no tiene formación policial.

Según el informe, esta situación ha conllevado abusos que han afectado, principalmente, a personas de origen africano y a mujeres y que muchas veces tienen lugar en controles de migración móviles, los cuales fueron considerados inconstitucionales por la Suprema Corte la semana pasada precisamente por ese motivo.

                El documento pone también en evidencia la falta de claridad y las contradicciones entre las propias instituciones en cuanto a las detenciones, llamadas por las autoridades mexicanas “rescates” o “presentaciones”.

                El informe indica que desde 2019 hasta los primeros meses de 2021, el Instituto Nacional de Migración (INM) dijo que la Marina colaboró en la puesta a disposición de menos de medio centenar de personas mientras esa propia fuerza respondía que fueron más de 500. En el caso de la Guardia Nacional, el INM hablaba de su participación en más de 2 mil presentaciones de migrantes y la Guardia de más de 15 mil.

Según los datos obtenidos por el sistema de transparencia, el documento afirma que entre junio de 2019 y diciembre de 2020 las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional detuvieron a más de 152 mil personas tan sólo en la frontera sur. Según los datos del INM, en ese mismo periodo fueron presentados unos 190 mil migrantes.

                Esta militarización se hizo más intensa “con la colocación de militares en puestos estratégicos dentro de la propia estructura del INM”, como publicó The Associated Press en septiembre de 2019.

Sobre los abusos cometidos por militares contra migrantes, el informe no da cifras pero expone algunos casos de discriminación a personas negras, extorsiones o incluso abusos sexuales a mujeres.

                Algunas de las organizaciones firmantes ya han llevado a los tribunales recursos para denunciar parte de estas prácticas, como las deportaciones masivas o la militarización de la seguridad pública, aspectos también criticados por agencias de Naciones Unidas.

                La Suprema Corte de Justicia de México tiene pendiente pronunciarse sobre varios recursos vinculados con la Guardia Nacional.

                El gobierno de López Obrador ha dado cada vez más poderes a las fuerzas armadas, desde la construcción de grandes infraestructuras hasta el control de las aduanas, el cultivo de viveros, el reparto de medicinas y la migración.

                El presidente ha reiterado en numerosas ocasiones que es una forma de luchar contra la corrupción porque, a su juicio, los militares son más confiables. De hecho, cuando llegó al poder en 2018 definió al INM como una de las instituciones más corruptas de México. López Obrador también ha insistido en que todas las fuerzas armadas operan con total respeto a los derechos humanos y que no se toleran los abusos.

                En agosto del año pasado, en una declaración poco habitual por su claridad, el secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, enfatizó que el objetivo “principal” del Ejército, la Marina y la Guardia Nacional era “detener toda la migración” y “cubrir la frontera norte, la frontera sur con efectivos”.

                Según Sandoval, en aquel momento había desplegados más de 14 mil militares y miembros de la Guardia Nacional que trabajaban junto con otros tantos elementos de seguridad pública desde los límites con Guatemala y Belice hasta el Istmo de Tehuantepec, la parte más estrecha del sur de México.

La militarización de la política migratoria mexicana, intensificada desde 2019, ha implicado incumplimientos a las normas del país y al derecho internacional, lo que ha implicado diversas y graves violaciones a los derechos humanos, por lo que debe cesar, considera un informe de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJEDD).

Según refiere el informe Bajo la bota. Militarización de la política migratoria en México, desde 2006 el proceso de militarización de la seguridad pública fue intensificado, en lo que fue considerado desde entonces como una estrategia inadecuada ya que se incrementaron las violaciones a los derechos humanos y se fue contra el paradigma de seguridad humana.

El gobierno mexicano ha incorporado militares de diversas formas en su política migratoria: mediante su integración en la Guardia Nacional, su integración en el diversos cargos en el Instituto Nacional de Migración (INM) y también con su participación directa en acciones de control militar, señala el documento. Además, no hay controles eficaces sobre sus acciones.

Sobre los efectos de esa política señala Ana Lorena Delgadillo Pérez, directora ejecutiva del FJEDD: “Se identifica que la participación militar ha incrementado el número de detenciones arbitrarias, violaciones al derecho a solicitar y recibir asilo o el reconocimiento de la condición de refugiado, discriminación racial, violencia contra las mujeres, uso excesivo de la fuerza y omisiones que han llevado a la pérdida de vidas, la mayoría de las cuales han quedado en la impunidad”.

Entre los principales señalamientos sobre la militarización de la política migratoria que se hacen en el informe están que esta carece de enfoque de derechos humanos y los elementos de la Guardia Nacional y de las Fuerzas Armadas son usados como agentes de contención, deportación e incluso generadores de riesgo para los migrantes, lo que viola la legislación en la materia y el derecho internacional.

Asimismo, la militarización ha aumentado la vulnerabilidad de los migrantes al obligarlos a transitar por rutas que implican mayores riesgos, que van desde abusos de autoridad hasta secuestros, trata de personas y hasta la muerte.

Ken Salazar, el embajador de Estados Unidos en México, dijo la semana pasada en una conferencia de prensa que defendía ese enfoque de mayor control en el sur y en concreto en el istmo porque ahí “están las llaves para resolver los problemas que tenemos ahora sobre el flujo de la migración” y “también es parte de la solución de la seguridad” dado que es más fácil controlar una franja de 300 kilómetros que toda la frontera con Estados Unidos que tiene más de 3 mil kilómetros. Con información de EL FINANCIERO, (AP) y Revista Etcétera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.