Las startups de tecnología incuban emprendimientos

*Linio y Rappi han sido dos ejemplos de empresas que tras su éxito lograron extender su talento a otras startups para fundar nuevos unicornios.

EU.- En el mundo hay ejemplos de empresas que tienen un gran impacto en sus ecosistemas hasta el punto de que son llamadas mafias, pues sus líderes salen a fundar otras startups. México y América Latina no están exentos de este fenómeno y, en una etapa de apogeo para los unicornios en la región, los casos son más numerosos.

En el entorno de la tecnología, PayPal es una de las compañías más representativas. Peter Thiel, uno de sus fundadores, fue de los primeros inversionistas de Facebook, mientras que Elon Musk ahora es el director ejecutivo de múltiples empresas como Tesla, SpaceX o Starlink, entre otras

En México, explica Enrico Robles, director de inteligencia de Endeavor, uno de los primeros ejemplos fue Linio. Se fundó en 2012 para impulsar la industria del comercio electrónico a pesar de los retos que existían en la región: poca infraestructura de pagos en línea, falta de logística para hacer entregas el mismo día, así como la baja penetración de smartphones e internet.

“Construyeron una infraestructura para el e-commerce, además de desarrollar talento tecnológico”, detalla Robles. “Fue un semillero de emprendimientos en el sector de e-commerce y de fintech, gracias a que crearon una cultura diferenciada de construir y atraer al talento capaz de hacer cosas que no se habían hecho”.

De acuerdo con un reporte de Endeavor , hasta 2019 se habían identificado 66 compañías creadas por fundadores y antiguos empleados de Linio. Entre ellas destaca Kavak y uno de sus fundadores es Carlos García Ottai, quien se desempeñó como CMO de Linio. Además, el actual director de operaciones de Kavak, antes de ser el director general de Uber México, fue el director de operaciones en Linio.

Rappi, el impulsor de las startups latinoamericanas

Rappi está siguiendo el ejemplo de Linio o PayPal, pero ahora en Latinoamérica. De acuerdo con el informe Soft Landing en América Latina, de Endeavor, General Atlantic, Mastercard y Google, la empresa colombiana se está convirtiendo en una incubadora de más startups.

Alejandro Solís, director general de Rappi, comenta que su misión principal es el desarrollo económico de Latinoamérica y para ello es clave que la región se llene de nuevas propuestas para mejorar la infraestructura de toda la zona. Desde mejores plataformas de pago hasta mejores maneras de gestionar y administrar talento, por ejemplo.

“Estas nuevas propuestas dan empleos, requieren de proveedores y le resuelven problemas a sus usuarios. Esto, a su vez, genera ese círculo virtuoso que tanto necesitamos para tener una región con más recursos y oportunidades de crecimiento profesional y de ingreso”, puntualiza el ejecutivo.

Según el estudio, este unicornio latino ha generado fundadores para casi 100 compañías, entre las que destacan Clara, Frubana, Tibute, Truora y Laika, mientras que los países donde han generado más empresas son Colombia (46), México (23), Brasil (20), Argentina (9), Chile (6), Perú (2) y Uruguay (1).

“Las startups deben ser lugares en donde las personas puedan expresar su mayor potencial. Sitios donde la mentalidad de emprendimiento e innovación se apoye y celebre todos los días, donde se intente impulsar a las personas a redefinir algunas formas del status quo, mejorando procesos y creando nuevas soluciones a necesidades o problemas locales”, sentencia.

En ambos casos, el efecto multiplicador se explica como emprendedores que impulsan el crecimiento de una industria o sector por medio de la transferencia de conocimiento o inversión de capital en una serie de empresas, mismas que también son fundadas por exempleados.

Robles también resalta que la importancia de estas mafias se basa en sus inyecciones de capital, pues saben identificar entornos en crecimiento y forman parte de los consejos de administración en las empresas de las siguientes generaciones para que sus inversiones tengan un mayor alcance hacia otros países.

Para Orlando Bravo, socio gerente de la firma de inversión de capital privado Thoma Bravo, el contexto es inmejorable, ya que las empresas exitosas se convierten en modelos para otras emergentes. Aunque considera que el ecosistema es pequeño y se encuentra en desarrollo, concluye destacando el afán de los unicornios regionales por transmitir conocimiento y experiencias a los emprendedores más jóvenes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.