Migrantes acusan represión de las autoridades en México; Tapachula es “una cárcel”, dicen

AGENCIAS

Ciudad de México, 09 SEP.-Migrantes que buscan llegar a Estados Unidos, en su mayoría de Centroamérica y el Caribe, acusaron este jueves que una ofensiva del gobierno de México los mantenía “prisioneros” en el sur del país, muy alejados de la frontera norte, su verdadero destino.

                Las acusaciones de los migrantes contrastan con las promesas de trato humanitario del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien habló sobre la estrategia de México para contener la caravana de desplazados antes de que se realizara el Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN) entre funcionarios mexicanos y estadounidenses en Washington.

En el encuentro, los dos países acordaron que el desarrollo de las regiones pobres era una solución a largo plazo para frenar la migración hacia el norte.

                “Las autoridades maltratan mucho a nosotros, los migrantes”, dijo Guillermo Rivas, de 25 años, originario de El Salvador, quien afirmó que fue golpeado por agentes mexicanos mientras se encontraba en un centro de detención en Tapachula, Chiapas.

                El Instituto Nacional de Migración (INM), que administra el centro de detención, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

                Rivas dijo que ha estado esperando, durante casi cinco meses, la documentación de asilo que le permitiría moverse libremente por México.

                “Tapachula está cerrada como si fuera una cárcel”, dijo a Reuters por teléfono. “Todos estamos pidiendo que México abra las puertas para poder cruzar sin peligro, sin abuso, sin maltrato”.

La migración fue uno de los temas principales en las conversaciones de alto nivel en Washington, donde los funcionarios de ambos países acordaron impulsar programas de desarrollo en el sur de México y Centroamérica destinados a abordar las causas económicas que impulsan la migración a Estados Unidos.

                Antes de las conversaciones, López Obrador dijo que los funcionarios y las fuerzas de seguridad mexicanas tienen un “absoluto respeto a los derechos humanos” de los migrantes y que el diálogo en Washington era el comienzo de una “etapa nueva” en la política migratoria.

                “La reunión de hoy es muy importante”, señaló. “Porque no ha habido atención a la población que se ve obligada a emigrar, no ha habido en años nada, todo es contener, todo es coercitivo y no es así como se van a resolver los problemas sociales”.

                Sin embargo, antes de esas reuniones bilaterales, México enfrentó una creciente presión de Washington para tomar medidas inmediatas a fin de reducir la migración hacia Estados Unidos, incluso cuando la frustración entre migrantes en Tapachula se desbordaba y cientos de personas partían de la ciudad en una serie de caravanas.

En respuesta, México desplegó fuerzas de seguridad, incluida la Guardia Nacional fuertemente militarizada, para bloquear, a veces violentamente, a los grupos, en los que viajaban muchas familias y niños.

                “Yo tuve que arriesgar mi vida para no ser detenido”, recuerda Max, un miembro de la caravana haitiana que se negó a dar su apellido, mientras caminaba penosamente por una carretera en el estado Veracruz el miércoles.

                Al describir cómo se arrojó debajo de un puente para evitar ser capturado, denunció el trato que él y otros migrantes han recibido por parte de las fuerzas de seguridad mexicanas en los últimos días. “El proceso de migración no debería ser así”, lamentó.

                La Guardia Nacional remitió a Reuters al INM, que ha dicho que suspendió a dos agentes y que “reprueba cualquier agresión contra personas migrantes”. Con información de Latinus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.